Cómo hacer hueco a los vinos tintos valencianos en verano.

Con el calor del verano, nuestros hábitos al beber y comer varían, buscando opciones más ligeras y refrescantes. Es la época ideal para degustar los vinos blancos y rosados, con sus sabores suaves, frescos, afrutados y sus temperaturas de consumo más bajas. Pero eso no quita que, de vez en cuando, queramos disfrutar de los vinos tintos valencianos, que tan unidos a la tradición vinícola de la zona se encuentran. Y es que siguen siendo una de las mejores opciones para acompañar los platos de carne o las sabrosas barbacoas veraniegas.

Sin embargo, los vinos tintos se suelen decir que hay que tomarlos a temperatura ambiente. Ahora bien, ¿a qué nos referimos con temperatura ambiente? No nos olvidemos que estamos en la costa, donde disfrutamos del maravilloso clima mediterráneo… Y donde la temperatura ambiental a la sombra puede rondar perfectamente de los 25º a los 30º durante la mayor parte del día. Y esta temperatura no es precisamente la más adecuada para degustar los vinos tintos. El vino debe de servirse a la temperatura correcta independientemente de la temperatura ambiente, ni más frío por verano ni más caliente en invierno.

¿Qué pasa si consumimos los tintos sin refrigerar en verano?

En primer lugar, la temperatura ideal para consumir el vino tinto valenciano, dependiendo del tipo de vino que sea, varía normalmente entre los 12º y los 20º.

El calor, en general, afecta a cualquier bebida alcohólica. En el caso de los vinos tintos, altera su sabor, pudiéndose volver demasiado amargo o ácido y siendo, en general, poco atractivo al paladar. El sol también es un factor que afecta de sobremanera a los vinos, así que es importante mantenerlo a la sombre a ser posible en todo momento.

El vino debe de servirse a la temperatura correcta independientemente de la temperatura ambiente.  Un vino tinto servido con una temperatura de 28 – 30 grados nos parecerá más alcohólico ya que  el alcohol prevalecerá sobre los aromas; pero quererlo tomar más frío por ser verano y servir un vino tinto a 10 grados o menos no nos dejará disfrutar de todos sus aromas ya que se taparán los aromas frutales y se acentuarán sobre estos los aromas secundarios, y además los taninos se acentuarán.

Si queremos tomar un tinto muy fresquito la opción es recurrir a una buena sangría.

¿Cómo debemos enfriar un vino?

Jamás debemos de enfriar el vino en un congelador. El vino con cambios bruscos de temperatura tienda a la pérdida de sabor.  La forma más correcta para atemperar un vino es tenerlo en una vinoteca que podamos regular a la temperatura adecuada.  Otra buena opción es enfriarlo en una cubitera con hielo. El agua, al deshacerse el hielo de forma paulatina, enfriará progresivamente el vino hasta llevarlo a la temperatura deseada.

Como hemos comentado antes, cada vino tiene su temperatura ideal y, en el caso de los vinos tintos, la mejor opción para verano está en decantarse por los vinos jóvenes, ya que se sirven a temperaturas más bajas. Si buscas un vino joven entre los vinos tintos valencianos, tienes nuestras marcas de vino tinto joven Barón de Turís, Baronía Premium o la del vino tinto semidulce Viña Poniente, que es perfecto para servir más frío.